23 de junio de 2016

Tormento invisible


Un mundo puede venirse abajo en cualquier momento, ya sea por circunstancias ajenas a nosotros o por la propia repercusión de la sociedad.

La sociedad. Esa masa que es capaz de controlar hasta a la más feroz bestia. Capaz de destrozar a alguien por dentro y por fuera.
Esto lleva al buyilling, acoso que se ha convertido en una moda, pero que para aquellos que verdaderamente la padecen cada uno de los días de su vida, es insoportable.

Sociedad. Muchas de las personas que conforman este numeroso grupo, son los mismo que causan este dolor, que a veces puede llevar a la mismísima muerte. Los demás, ante la atenta mirada de los jefes de arriba, miramos como los destrozan sin llegar a hacer nada por remediarlo.
Por eso creo, que es deber de cada uno mismo, el intentar aportar algo de humanidad y solidaridad.


Granito a granito podemos conseguir, todos juntos, algo bueno, sin importar lo que piensen de nosotros, porque así, estaremos contribuyendo a mejorar el mundo en el que vivimos. A mejorar el estado de otras personas; a mejorarnos como verdaderas personas que somos...


RECUERDA...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tenemos opinión, lanza la tuya