27 de febrero de 2016

Acorralado



Estaba acorralado. Disponía de dos salidas. Una descansaba en su mano incitándolo a hacerlo él mismo, otra se encontraba delante de él.

Dos días antes...
La llamada de aquella mañana había confirmado lo peor, se había producido otro nuevo homicidio. En la escena del crimen había un revuelo poco común entre los agentes y los de la científica. En cuanto Sam se acercó al cuerpo que yacía en medio del callejón y, echó el primer vistazo, supo inmediatamente de qué iba todo aquello. Mismo modus operandi, misma escenificación.
Tenían un asesino en serie suelto por la ciudad.

Durante los días siguientes ella y su equipo hicieron lo que mejor se les daba hacer, investigar cualquier insignificante detalle y perseguir e interrogar a los sospechosos, hasta que fueran capaces de dar con el verdadero sudes.

Encontraron su paradero. Lo tenían apresado como la rata que era. Se encontraban a pocos metros el uno del otro, Sam lo estaba apuntando con el cañón de su pistola y, él tenía una navaja en su mano derecha.


¿Quién de los dos sería el más rápido?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tenemos opinión, lanza la tuya