15 de abril de 2016

Librería de viejo


En la ciudad de Toledo, sólo existía una librería de viejo y anticuaria, la Librería de Balaguer. Por desagracia para muchos, entre los cuales me incluyo, este monumento histórico cerró sus puertas a finales del año pasado.

Una vez, para un trabajo de la universidad, tuve la gran suerte de poder contemplar varias librerías de viejo desde dentro, lo que sientes estando allí no tiene palabras, o por lo menos no encuentro las precisas para formular una descripción que se asemeje a la realidad; hablar los libreros, que te cuenten su experiencia, anécdotas...

Y aquí, en Toledo, tan cerca de mí, justo en la Calle Cardenal Cisneros, 10 se encontraba esta joya, la Librería Balaguer. Esta historia se remonta a la mismísima Balaguer, anticuaria que montó su negocio el pasadizo junto al Ayuntamiento (siglos XIX-XX); este negocio pasó a su hija y, a su vez a sus hijos, pero fue uno de ellos, Mariano Pedraza, el que decidió independizarse de todo aquello, y abrir la librería frente a la puertas de los Leones de la Catedral.



En 1692, Mariano murió, dejando al frente de la librería a su mujer Primitiva Poveda, quien con mucho trabajo y esfuerzo, y con ayuda, sacó adelante el negocio que llevaba entre manos. 
La librería contaba con todo lo imaginable: cantorales de pergamino, toda clase de libros, cerámica, obras de arte y postales, todo ello de segunda mano. Y no sólo contaba con fama entre los propios vecinos de Toledo, sino que los turistas la visitaban adrede porque les encantaba aquel rinconcito. 

Primitiva consiguió un renombre.

Pero todo lo bueno llega a su fin, como ha sido en este caso. ¿Dónde han ido a parar todos esos libros? ¿Por qué se ha cerrado? No tengo las respuestas a estas preguntas, pero lo que si puedo afirmar, es que la ciudad de Toledo ha perdido un cachito de su historia y, anhelo que en un futuro no muy lejano, alguien se pare a pensar lo que se ha perdido, y que la librería anticuaria resurja de entre sus cenizas.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos tenemos opinión, lanza la tuya